SEIS MUERTOS AL EXPLOTAR COCHEBOMBA EN COLOMBIA  

 

BOGOTA .- Al menos seis personas murieron y 12 más resultaron heridas el miércoles por el estallido de un vehículo cargado con 50 kilos de explosivos en un sector comercial del sureste de la capital colombiana, informaron las autoridades.

 

El comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Jorge Daniel Castro, dijo que el estallido de un viejo vehículo todo terreno provocó la muerte de dos policías que acudieron a atender una llamada que avisó sobre un auto sospechoso, y de cuatro civiles que transitaban por el lugar.

 

La explosión se produjo hacia las 08.00 hora local (1300 GMT) en momentos en que comerciantes y empleados de la zona ingresaban a sus lugares de trabajo.

 

Se trata del ataque más grave en Bogotá, la capital colombiana de más de seis millones de habitantes, desde febrero pasado, cuando un vehículo con unos 200 kilos de explosivos estalló en un exclusivo club del norte de la ciudad y dejó 36 muertos y 160 heridos.

 

El gobierno del presidente Alvaro Uribe acusó de ese ataque a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el principal grupo rebelde del país con unos 17.000 combatientes que posteriormente negó su responsabilidad en el hecho.

 

La explosión este miércoles ocurrió en un sector comercial de Bogotá conocido como "San Andresito", al que acuden miles de personas a comprar electrodomésticos, ropa, licores, juguetes y accesorios para automóviles, muchos de los cuales ingresan al país de contrabando.

 

"Estaba trabajando cuando sonó una fuerte explosión y se fue la luz. Yo estaba adentro trabajando. Cuando llegué yo vi el carro (...) no había gente adentro, me pareció muy raro", dijo Blanca Mejía, una mujer de unos 40 años que trabaja como aseadora en un almacén de electrodomésticos.

 

AUTORIDADES EN ALERTA, TEMEN NUEVOS ATAQUES

 

La ministra de Defensa, Marta Lucia Ramírez, admitió la posibilidad de que se registren ataques similares en los días previos a la jornada de votación de un referendo el próximo 25 de octubre y de comicios para elegir alcaldes y gobernadores, un día después.

 

"En este mes de octubre, precisamente con ocasión de las elecciones, van a tratar de cometer acciones terroristas en distintos lugares del país y todos sin excepción tenemos que estar alertas y apoyar la acción de nuestras autoridades. Todavía no sabemos a qué grupo se debe atribuir, pero sin duda es uno de los grupos terroristas", declaró Ramírez.

 

El estallido del vehículo que contenía los explosivos y que quedó convertido en chatarra retorcida destruyó vidrios de ventanas en más de 200 metros a la redonda. Los cadáveres de las víctimas quedaron en medio de la calle y fueron cubiertos con sabanas blancas.

 

El cuerpo de una de las víctimas, una mujer que vendía jugos, quedó tendido en el piso, rodeado por docenas de naranjas.

 

Las autoridades no responsabilizaron de inmediato a ninguna organización por el atentado y acordonaron la zona para impedir saqueos de los locales comerciales.

 

"Sea quien sea utilizó métodos absolutamente inaceptables, indebidos", dijo el alcalde de Bogotá, Antanas Mockus. El gobierno ofreció una recompensa de 35.000 dólares a quien suministre información que permita capturar a los autores.

 

La guerrilla izquierdista acostumbra realizar ataques similares en el país para golpear a las Fuerzas Armadas u otros objetivos o en represalia ante la negativa de comerciantes o empresarios a pagar millonarias extorsiones.

 

Recientemente, las autoridades denunciaron que en la zona de la explosión tenían presencia grupos paramilitares de ultraderecha que se financian con aportes de comerciantes.

 

Los escuadrones paramilitares son ilegales grupos armados que combaten a la guerrilla izquierdista en medio de un conflicto interno de 39 años que dejó 40.000 muertos en los últimos dos lustros.