UN FUNCIONARIO ESPAÑOL ENTRE 12 MUERTOS EN IRAK   

 

BAGDAD (Reuters) - Un agente de inteligencia de España, un soldado estadounidense y por lo menos 10 iraquíes murieron el jueves en tres diferentes ataques en Irak, lo que destaca una vez más la inseguridad reinante en el país a siete meses de la invasión estadounidense.

 

Los esfuerzos estadounidenses para reconstruir a Irak también encaran obstáculos diplomáticos.

 

Las dudas han aumentado sobre la posibilidad de que las Naciones Unidas aprueben una resolución para trazar el futuro político de Irak y sobre la celebración de una conferencia de donantes, aunque Washington insiste en que la reunión debe proceder.

 

En el ataque más sangriento en semanas, dos atacantes suicidas lanzaron un viejo modelo de auto estadounidense contra una estación de policía en Bagdad, matando a dos agentes y a seis civiles e hiriendo a decenas.

 

"Vi un viejo Oldsmobile que se avalanzaba contra la estación de policía (...) se produjo una gran explosión", dijo Achmed Jassim, un policía herido.

 

"Se trataba claramente de un atentado suicida", dijo otro policía. "Encontramos la cabeza de uno de los dos atacantes. Estaba cercenada".

 

En otra parte de la ciudad, hombres armados mataron el jueves a un militar español, de 34 años, que trabajaba para los servicios de inteligencia en la embajada de su país en Bagdad.

 

La cancillería española precisó que José Antonio Bernal, sargento de la fuerza aérea, fue asesinado en las afueras de su casa en el elegante vecindario Mansur de Bagdad en las primeras horas del jueves, cuando intentaba huir de los atacantes.

 

Por otra parte, en el noreste de Bagdad, un soldado norteamericano murió cuando su convoy fue alcanzado por una granada impulsada por un cohete, elevando a 92 la cantidad de militares estadounidenses muertos desde que el 1 de mayo el presidente George W. Bush declaró el fin de los grandes combates.

 

Las fuerzas de ocupación y los iraquíes que trabajan con ellas, especialmente las fuerzas policiales, han sido objetivos constantes de los guerrilleros que, según Washington, son partidarios del depuesto presidente Saddam Hussein, cuyo paradero es aún desconocido.

 

En otro ataque con granadas, el miércoles por la noche, los guerrilleros mataron a un policía e hirieron a otros dos en la localidad petrolera de Kirkuk, informó el ejército estadounidense.

 

PROTECCION DE "UN LOCO"

 

En un nuevo esfuerzo por defender la guerra ante las crecientes dudas sobre los motivos que se esgrimieron para iniciarla, el presidente Bush dijo que había querido proteger a los estadounidenses de "un loco".

 

"No estaba dispuesto a dejar la seguridad del pueblo norteamericano en las manos de un loco. No estaba dispuesto a contemplar, esperar y confiar en la cordura y moderación de Saddam Hussein", dijo en un discurso ante tropas y reservistas en New Hampshire.

 

La popularidad de Bush ha caído debido a las preocupaciones por el tema de Irak y la economía de Estados Unidos. Su discurso fue parte de un esfuerzo para revitalizar el apoyo para una ocupación que está demostrando ser muy costosa en vidas y dinero.

 

Estados Unidos y Gran Bretaña dijeron que la guerra se lanzó para eliminar las armas de exterminio en Irak, pero tal armamento no ha sido encontrado.

 

Washington, que no ha podido restaurar el orden y los servicios básicos en Irak, ha pedido a otras naciones que lo ayuden con fuerzas y fondos, pero ha tenido una respuesta pobre a su solicitud. Turquía es la única nación que ha comprometido hasta el momento el envío de tropas.

 

Hay señales de que Bush podría abandonar sus esfuerzos para lograr una nueva resolución de la ONU que garantice la ayuda internacional, aunque algunos diplomáticos han dicho que su principal aliado, Gran Bretaña, todavía está impulsando enmiendas para salvar dicha resolución.

 

En medio de tanta incertidumbre, funcionarios del gobierno alemán sugirieron posponer la conferencia de donantes para Irak, que debe celebrarse en Madrid en dos semanas. Rusia adoptó una posición similar.

 

"Irak necesita fondos, pero sólo bajo la condición de que se resuelvan todos los asuntos políticos", dijo el presidente ruso Vladimir Putin.