Felipe González pide mayor pragmatismo en reformas estructurales

México, 9 oct.- El ex presidente del Gobierno español Felipe González conminó ayer a la clase política mexicana a actuar con más pragmatismo en sus proyectos de reformas estructurales para no perder más posibilidades de afianzar su desarrollo económico.

González dictó en la capital mexicana una conferencia magistral en el seminario internacional "El crecimiento económico y la globalización" que organizaron el Senado y el Banco de México.

"México necesita reformas estructurales no porque las necesita el presidente (Vicente) Fox o el Partido de Acción Nacional (PAN), sino porque México necesita responder a ciertos desafíos", afirmó el líder socialista español en la primera jornada del seminario.

Añadió que dejar de actuar en reformas estructurales como las prometidas por Fox podría crear "cuellos de botella" para el "crecimiento potencial" del país, e instó a los legisladores a trabajar con criterios de eficiencia económica, no ideológicos, en sus discusiones.

"Energía, comunicaciones, telecomunicaciones y agua, son factores que condicionan el desarrollo", señaló González, quien apuntó a que la no introducción de las reformas estructurales es a veces "más un problema de operadores políticos que de contenidos ideológicos".

Sin hacer recomendaciones directas ni poner como ejemplo las políticas que aplicó en España durante su mandato (1982-1996), González dijo que es un error discutir los planes de reforma estructural en términos de instrumentos, no de los objetivos.

"Los objetivos es si sirve la reforma para el interés general, y qué reforma sirve, y cómo hay que regularla, porque no hacerlo no le quita a uno el poder para crear un marco regulatorio", indicó.

Para el ex presidente español, las reformas estructurales que necesita México están asociadas con "problemas que crean igualdad o desigualdad de oportunidades sobre el territorio, y por tanto son problemas políticos de primera magnitud".

En relación a posibles condicionantes que puedan existir para este país, asociado con EEUU y Canadá desde 1994 en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), dijo que a su juicio no son mayores a los de otros países.

"México no tiene que seguir ninguna indicación coercitiva, pero aún así las restricciones que tiene para hacer cosas son las que tenemos todos, menos los (países) poderosos", indicó.

Para el líder socialista, México cuenta con intereses en Norteamérica y con una identidad latinoamericana que son perfectamente compatibles, y de los cuales puede además sacar ventajas. EFE

ac/chg

MUN FIB MWM CFL ICX INF
POL:POLITICA,MULTILATERAL ECO:ECONOMIA,MERCADOS-FINANZAS,BANCOS