COMENTARIO A TIEMPO

TODOS EXONERADOS

Por Teodoro Rentería Arróyave

Para viernes 10 de octubre de 2003

 

Vicente Fox Quesada, Lino Korrodi y Carlota Robinson, todos ellos exonerados y todos contentos. O lo que es lo mismo, en este país nada ha cambiado. Los aparatos de fiscalización y de justicia siguen siendo oficinas al servicio de los gobernantes en turno. Simplemente se cumplió la sospecha generalizada.

 

La crítica más aguda a los gobiernos surgidos del Partido Revolucionario Institucional y de sus dos ancestros: Partido Nacional Revolucionario y Partido de la Revolución Mexicana, fue la dependencia de los poderes Legislativo y Judicial respecto del Ejecutivo. Ese cambio fundamental en la vida de la nación es lo que esperaba la gente al votar por otra opción en el 2000.

 

En este caso de los exonerados del poder, el golpe a la confianza ha sido demoledor. El pueblo había creído con sinceridad que cancelada la Comisión Electoral que dependía de la Secretaría de Gobernación, al fin se había dado un organismo serio y confiable: el Instituto Federal Electoral. ¡Qué equivocados estábamos! Precisamente el IFE se convierte en el aparato de todas las exoneraciones y la Procuraduría General de la República, cuando su imagen empezaba a crecer, imita al anterior y sigue sus pasos de benevolencia y sumisión hacia a los poderosos.

 

La historia registrará varios nombres de estos episodios indignos: José Woldemberg y Alonso Lujambio, consejero presidente el primero y presidente de la Comisión de Fiscalización del propio IFE el segundo, además del general y abogado Rafael Macedo de la Concha, el procurador de la nación.

 

Ante este panorama desalentador, no nos debe extrañar que México haya sido reprobado en cuanto a la transparencia y honestidad de su gobierno. Para vergüenza de todos los mexicanos, a nuestro país Transparencia Internacional lo ubica, entre 133 países, en el número 64, y en una escala del 0 al 10, se le reprueba con un 3.6, juntamente con Polonia.

 

Alto nivel de corrupción en el gobierno de México, destaca el estudio de Transparencia Internacional. Cómo no va a suceder esto, cuando, insistimos, el Instituto Federal Electoral declara que el Presidente Fox nunca estuvo enterado de los excesos en su campaña y lo exonera. Ahora la Procuraduría repite el tratamiento con Korrodi y la Robinson.

 

Las cosas en el mundo, no cabe la menor duda, andan verdaderamente de cabeza y de ahí las crisis galopantes que sufre el orbe entero por culpa de los gobernantes que supuestamente elegimos. Debemos de entender que estos personajes se imponen gracias a los trastupijes y a la mercadotecnia que se está convirtiendo en el flagelo de humanidad.

 

En Estados Unidos, para recordar, cinco nobles, los senectos de la Corte Suprema, se imponen sobre 300 millones de estadounidenses y declaran presidente al generador de guerras e invasiones George W. Bus. Aquí, con dineros mal habidos y algunos millones procedentes del extranjero, se convierte en inquilino de Los Pinos a Vicente Fox Quesada. Y en California, el estado más rico de la Unión Americana, resulta gobernador un enfermo sexual, ultraderechista, nazi y mal actor de la violencia, Arnold Schwarzengger.

 

 

Desde ahora la sucesión presidencial del 2006, aparte del perredista Andrés Manuel López Obrador, Jefe de gobierno del Distrito Federal, tal parece que se ciñe a dos personajes sin antecedentes válidos para gobernar a nuestro México: Marta Sahagún, la reina consorte, y Jorge G. Castañeda, el seudo ex canciller, pues nunca lo fue realmente. Desde hace algún tiempo a esta parte, y seguirán por el mismo rumbo, toda su estrategia para detentar el Ejecutivo Federal se basa en esa mercadotecnia que sorprende y engaña, pero que desgraciadamente logra los propósitos de los que recurren a la misma.

 

Algo tendrá que ocurrir y esperamos que sea antes que se inicien las campañas oficiales. La crisis de los partidos, es un asunto serio, los dos en México, que representan las corrientes más numerosas, sufren sendas y millonarias multas y a uno de ellos se le perdona al no cancelarle su registro.

 

Por ello no sería de extrañarse que el Partido Acción Nacional, como ocurrió hace seis años, se acogotado y ahora se le obligue a lanzar como su candidata a la Presidencia de la República a Doña Marta Fox; y tampoco nos debería de sorprender que una coalición de partidos, en el que figure el Revolucionario Institucional, lance como su candidato común al niño bonito de la literatura novelística, Jorge G. Castañeda.

 

Los pueblos, a falta de verdaderos partidos políticos, deberán encontrar otras vías para darse gobernantes serios, honestos y responsables, sabios, como se decía en la antigüedad.

 

EN LA ESQUINA. En este mismo espacio, ya en una ocasión pusimos el dedo el la llaga, en cuanto al prestigio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cuando, sin razón válida, mas que la del poder del dinero, consideró legal el anatosismo, el cobro de intereses sobre intereses a costa del pueblo todo. Hoy está en la antesala del desprestigio al aceptar atraer el caso de la “guerra sucia” y convertirse así, por primera vez, en tribunal de apelación. El Ministro contrario a la decisión, Humberto Román Palacios lo ha señalado puntualmente: En este caso resulta improcedente la atracción porque la apelación de que se trata “fue interpuesta contra una auto de formal prisión y no en contra de una sentencia”, como lo ordena la Ley.

 

Periodista y escritor. En teodoro@libertas.com.mx agradeceré sus comentarios y críticas. En vivo, todos los días a las 9 de la noche, al través de las frecuencias en toda la República, de Organización Radio Fórmula Cadena Uno. En la ciudad de México, en el 1500 de A. M. de su radio.