EEUU continúa su campaña para resaltar los logros en Irak

Washington, 10 oct.- El Gobierno de EEUU continúa hoy su campaña para resaltar los logros en Irak con un discurso del vicepresidente, Dick Cheney, tras lograr una importante victoria con la aprobación en una comisión del Congreso de los 87.000 millones de dólares para su reconstrucción.

Con esta campaña de intervenciones -en la que ya han participado el presidente, George W. Bush, y la consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice-, el Gobierno quiere acallar las críticas por las bajas en Irak y el alto costo de la reconstrucción.

Mientras, entre bambalinas, tanto el secretario de Estado, Colin Powell, como Rice se comunicaron con los miembros de la comisión de Presupuestos de la Cámara de Representantes para convencerlos de que aprobasen los 87.000 millones de dólares solicitados por Bush para la reconstrucción y las actividades militares en Irak y Afganistán.

Su trabajo fue fructífero y el jueves el comité dio el visto bueno a la ley por 47 votos a favor y 14 en contra, lo que deja el camino libre para su probable aprobación por la Cámara de Representantes el miércoles o jueves de la semana que viene.

El Senado también planea votar sobre la propuesta la próxima semana.

La votación puso de manifiesto la división en las filas de los demócratas, ya que 15 de los votos a favor y la totalidad de los en contra fueron de congresistas de este partido.

Algunos demócratas consideran que una reconstrucción rápida acortará el tiempo que las tropas estadounidenses tendrán que quedarse en EEUU, mientras que otros se oponen a la propuesta de gastos del Gobierno como forma de manifestar su descontento por la política de Bush en Irak.

Esta diferencia de opinión también se manifestó en el debate entre los candidatos a la nominación demócrata para las elecciones presidenciales, celebrado el jueves.

El ex gobernador de Vermont Howard Dean, que se ha opuesto a la guerra desde el principio, dijo que apoya la solicitud de 87.000 millones de dólares para mantener a las tropas en Irak y reconstruir el país.

Sin embargo, el congresista de Ohio Dennis Kucinich estimó que los soldados deberían volver a Estados Unidos porque "son objetivos" de los terroristas en Irak.

La petición de los 87.000 millones de dólares también ha sido criticada porque agravará el déficit fiscal de EEUU, que se encuentra en un nivel sin precedentes.

No obstante, en este área, la Casa Blanca ha recibido también buenas noticias, ya que EEUU cerró el período fiscal de 2003 con un déficit de unos 380.000 millones de dólares, 75.000 millones menos que lo previsto.

Esa cifra será ampliamente superada el próximo año fiscal -que termina el 31 de septiembre- cuando el agujero en las cuentas del Estado será de 475.000 millones de dólares.

A pesar de estas perspectivas negativas, la Casa Blanca convenció a los miembros de la comisión de Presupuestos de que desestimasen una propuesta para convertir parte de la ayuda para la reconstrucción Irak en préstamos, en lugar de ser una donación.

El Gobierno argumentó que obligar a Irak a devolver este dinero, fundamentalmente con ingresos procedentes de la producción de petróleo, socavaría los esfuerzos de Washington para conseguir que terceros países comprometan fondos para Irak.

Los donantes internacionales se reunirán en Madrid los próximos días 23 y 24, y Washington espera obtener de ellos contribuciones sustanciales para la reconstrucción del país árabe.

No obstante, el legislador David Obey -que apoya la transformación de las donaciones en créditos- dijo tener constancia de que el Gobierno estadounidense no espera recibir de sus aliados más de 3.500 millones de dólares en la cita de Madrid. EFE

cma/chg/msr

MUN EXG ICX
POL:POLITICA,EXTERIOR