La formación militar volverá a las escuelas rusas

Moscú, 10 oct.- La decisión hoy del Parlamento de Rusia de volver a imponer la formación militar en las escuelas y los planes del generalato de llamar a filas a los universitarios han levantado protestas contra la creciente "militarización" de la sociedad rusa.

"La Cámara votó la militarización de la educación", comentó el diario digital "Gazeta.ru", tras la aprobación en primera lectura de una enmienda legislativa que recupera de tiempos soviéticos el adiestramiento militar durante los dos últimos años de bachillerato.

Esta polémica enmienda a las leyes de Educación y de Servicio Militar fue aprobada por una amplia mayoría de 338 diputados, oficialistas y comunistas, y contó con el rechazo de la minoría liberal de los partidos Yabloko y Unión de Fuerzas de Derechas.

La enmienda anula la norma existente desde 1992 en la ley de Educación que establece que "la formación militar en instituciones educativas civiles sólo puede realizarse de forma facultativa y con el consentimiento de los alumnos y/o de sus parientes".

Las clases facultativas las costeaba el Ministerio de Defensa, pero en adelante correrán a cargo de las propias escuelas medias y profesionales, es decir del ya de por sí precario presupuesto para educación.

"El país vuelve a tener una educación militarizada", denunció la Coalición de Organizaciones No Gubernamentales (CONG), que defiende el derecho de los jóvenes a un servicio alternativo democrático.

La CONG señaló que la reforma "se contradice con la Constitución de Rusia, que garantiza la libre elección del servicio militar o bien del servicio alternativo civil", según las convicciones y los credos religiosos personales.

La Carta Magna rusa prevé el servicio alternativo, pero el Ministerio de Defensa, tras dar largas al asunto durante años, redactó la respectiva ley de tal forma que, según grupos humanitarios, convierte a los objetores de conciencia en auténticos esclavos.

La Coalición calificó la aprobación de las enmiendas como una "revancha anticonstitucional", y anunció que las apelará ante los tribunales, incluida la Corte Constitucional.

Ayer, los diputados rechazaron además una propuesta liberal para conceder el derecho de aplazar su incorporación a filas a los jóvenes que van a ser padres, tras denunciar el grupo comunista que semejantes concesiones "debilitan al Ejército".

Mientras, el diario "Stolíchnaya Vechérniaya Gazeta" reveló que el Ministerio de Defensa ha redactado en secreto una enmienda a la ley del Servicio Militar, que cancela las actuales prórrogas en la incorporación a filas de los estudiantes universitarios, menos los de aquellos centros que forman a especialistas para el Estado.

Fuentes militares dijeron al diario que el Gobierno ha trazado un calendario de aprobación parlamentaria de todas estas enmiendas, y que éste "ya ha recibido el visto bueno de la Administración del presidente Vladímir Putin".

"A partir del próximo otoño, a los estudiantes empezarán a pescarlos para el Ejército", tituló el diario digital "Grani.ru".

Señaló que en Rusia hay unas 200 universidades estatales, más otras 450 que carecen de acreditación del Estado y que, por tanto, no podrán garantizar a sus estudiantes la posibilidad de terminar los estudios sin pasar al menos dos años en los cuarteles.

"Si al Ministerio de Defensa le sobran fondos, que los emplee en la reforma y profesionalización del Ejército, o que los done a las escuelas", pidió el diputado liberal Alexandr Shishlov.

"Tras más de una década de reformas militares, seguimos teniendo el mismo Ejército conservador de generales con mentalidad soviética, cuyo único objetivo es doblegar a los jóvenes y convertirlos en esclavos", constató el antiguo disidente y ex comisario de Derechos Humanos Serguéi Kovaliov.

En "Gazeta.ru", el columnista Alexandr Paniushkin preguntó para qué guerras y "movilizaciones generales" quiere preparar el Estado a los jóvenes y denunció que "el servicio en el actual Ejército ruso es una vergüenza para una persona decente".

"No se puede servir en un Ejército cuyos soldados pasan hambre, un Ejército que secuestra civiles, un Ejército que abandona a sus submarinistas naufragados y rapa jóvenes por la fuerza en vez de ofrecerles un servicio profesional decente y remunerado", señaló.

"Para que los jóvenes alberguen un mínimo sentimiento de deber ante la patria, ésta debe ser más decente. Toda Rusia debe ser más decente, para que mi hijo acepte servirla", sentenció. EFE

si/Ja

MUN ICX
POL:POLITICA,DEFENSA SOC:SOCIEDAD-SALUD,EDUCACION