Oposición atribuye a gesto electoral anuncio de Bush sobre Cuba

 La Habana, 11 oct.- La oposición interna cubana ve en las medidas sobre Cuba anunciadas por el presidente de EEUU, George W.Bush, un gesto político de cara a la próxima campaña electoral que no aporta novedades a la política de Washington hacia la isla.

Mientras en Cuba se celebraba fiesta nacional por el aniversario del inicio de las guerras de independencia, Bush anunció el viernes en la Casa Blanca la creación de una "Comisión de Ayuda a una Cuba Libre", con el objetivo de acelerar y planificar la transición democrática en la isla.

Bush, quien tuvo un apoyo mayoritario del exilio cubano en las elecciones de 2000, insistió en que su gobierno hará cumplir las restricciones de viajes a Cuba y promoverá la entrada de refugiados cubanos a EEUU por la vía "segura y legal", pero no aclaró si aumentará el cupo de 20.000 visas anuales establecido actualmente.

El Gobierno de Fidel Castro no ha respondido aún al discurso, aunque medios oficiales cubanos apuntaron anoche que el anuncio responde al interés del presidente de EEUU por complacer a la "extrema derecha anticubana" con vistas a lograr rentabilidad electoral.

Por una vez, parece que medios oficiales y oposición coinciden en su valoración sobre el motivo último que ha llevado al anuncio de Bush.

Para Vladimiro Roca, del movimiento Todos Unidos, las medidas responden a las próximas elecciones en Estados Unidos: "Bush va a la reelección y la Florida fue el estado que le dio el triunfo en las elecciones pasadas, no hay que ignorar eso", dijo.

A su juicio, en el anuncio "no hay grandes novedades, sencillamente se trata de hacer cumplir las ya existentes, que no se estaban cumpliendo", con excepción de lo relativo a la Comisión.

La creación de esta Comisión no constituye, en su opinión, una "intromisión" en la política interna cubana, porque "es para proponer medidas al gobierno de EEUU, no para proponerle medidas a Cuba".

Roca, en declaraciones a EFE, consideró que el anuncio de Bush tendrá algunas repercusiones a nivel interno en la isla, donde "la transición y el cambio es inevitable, el modelo no aguanta más, son 45 años de ineficiencia económica que tiene hundido al país".

Para Eloy Gutiérrez Menoyo, líder de la organización del exilio moderado Cambio Cubano, con sede en Miami, el anuncio de Bush está motivado también por la proximidad de la campaña electoral.

"Sigue siendo un lenguaje para complacer a determinados núcleos elitistas del exilio", dijo a EFE Gutiérrez Menoyo, que el pasado agosto decidió afincarse en Cuba tras cerca de 20 años de exilio.

El anuncio, agregó, no tendrá ningún efecto real en la isla porque "no aporta nada nuevo" y mantiene el carácter "injerencista" de la política estadounidense en relación a Cuba.

"Una transición en Cuba será producto de un acuerdo entre cubanos. No creo que la Casa Blanca tenga que ver nada con la transición en Cuba", comentó.

El anuncio de Bush podría aumentar la tensión de las ya de por sí difíciles relaciones entre Cuba y Estados Unidos, enzarzados en las últimas semanas en la polémica sobre el embargo impuesto a la isla hace más de cuatro décadas y que, según el gobierno de Castro, ha supuesto pérdidas superiores a los 72.000 millones de dólares.

Pese al embargo y al eterno enfrentamiento entre Washington y La Habana, las ventas de empresarios estadounidenses a la isla se han abierto paso hasta colocar a Estados Unidos como el mayor suministrador de alimentos de Cuba.

Desde 2001, cuando EEUU autorizó las ventas de alimentos a Cuba por "razones humanitarias" tras el paso del huracán Michel, agricultores y ganaderos estadounidenses han vendido a Cuba productos por más de 510 millones de dólares.

No parece probable, según las fuentes consultadas, que el nuevo anuncio de Bush afecte estas relaciones comerciales, que han logrado abrir una brecha importante en el embargo.EFE

mar/chg/rl/rl

MUN ICX EXG
POL:POLITICA,CONFLICTO