Iraquíes buscan apoyo árabes contra entrada tropas turcas en Irak

El Cairo, 13 oct.- Los líderes iraquíes, en especial los kurdos, buscan el apoyo de los estados árabes a sus intentos de impedir la entrada en Irak de tropas turcas, ante el peligro de que aumente la anarquía y los ajustes de cuentas en ese país.

La preocupación les ha inducido a desplegar en El Cairo una ofensiva diplomática encabezada por el líder del Partido Democrático Kurdo (PDK), Masud Barzani, y a la que próximamente se sumarán otros importantes miembros del Consejo de Gobierno iraquí.

Tras entrevistarse ayer con el secretario general de la Liga Arabe, Amro Musa -que le aseguró que el asunto también inquieta a la organización panárabe-, Barazani tiene previsto hacerlo hoy con el jefe de la diplomacia egipcia, Ahmed Maher.

Según fuentes de la Liga, los iraquíes temen que su país se convierta en un escenario de represalias entre el Ejército turco y del rebelde turco Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) que, según Ankara, tiene bases en el norte del país árabe.

También temen que otros estados vecinos que tienen intereses en Irak intenten seguir el ejemplo de Turquía, especialmente Irán, que asimismo tiene una minoría kurda y es considerado el principal apoyo de los chiíes, mayoritarios en Irak.

La Liga Arabe ha expresado reiteradamente que se opone a la presencia de tropas extranjeras en Irak, en especial de los vecinos, al considerar que "complicará aún más la situación", y exigido un mayor papel de Naciones Unidas para la reconstrucción del país.

Una postura similar expresaron varios miembros de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), integrada por 56 países, incluida Turquía, que celebra en Malasia una reunión en la que el asunto ocupa buena parte de las discusiones.

Ankara afirma que sus tropas "no formarán parte de la ocupación", pero no oculta que su principal objetivo es hacer frente a los rebeldes del PKK que, según el primer ministro turco, Recep Tayep Erdogan, "amenazan la seguridad de Turquía desde el norte de Irak".

El PKK se lanzó en armas a principios de los años ochenta contra Ankara en un intento de conseguir el establecimiento de un estado kurdo en el sureste de Turquía.

El Gobierno de Erdogan obtuvo hace una semana la aprobación del Parlamento turco a sus planes de mandar tropas a Irak, lo que le permitió comenzar negociaciones con EEUU sobre los "detalles técnicos" para el despliegue.

El jefe del Estado mayor del Ejército turco, Metin Yavuzyalcin, anunció hoy que negocia con EEUU el despliegue de fuerzas turcas en tres regiones; la provincia de Salahaddin, incluida Tikrit, ciudad natal de Sadam Husein, así como en el norte y centro de Al Anbar, en la frontera con Siria.

Yavuzyalcin hizo esta declaración mientras que su segundo, general Ilker Basbug, advertía en Ankara de que el Ejército turco responderá si sus convoyes son atacados por los grupos kurdos en el norte de Irak.

"Daremos la respuesta necesaria si nuestros convoyes son atacados por los kurdos iraquíes", dijo el alto militar turco.

Basbug hizo esta declaración después de que el comandante de las milicianos del PDK, Hamid Effendi, citado por medios de comunicación árabes, advirtiera de que su grupo hará frente a las tropas turcas si entran en el Kurdistán iraquí. EFE

fa-amg/jal

MUN EXG ICX
POL:POLITICA,CONFLICTO