Riad extraditó a EEUU a supuestos terroristas norteamericanos

Dubai, 14 oct.- Arabia Saudí anunció que ha extraditado a EEUU a "más de tres" ciudadanos norteamericanos supuestamente relacionados con el terrorismo, en el marco la campaña antiterrorista en el conservador reino árabe.

El anuncio fue hecho por el ministro del Interior saudí, príncipe Nayef Bin Abdelaziz, citado hoy por los medios de comunicación locales, sin especificar si los extraditados son de origen norteamericano o se trata de naturalizados.

El ministro tampoco precisó cuándo y dónde fueron detenidos o si tienen alguna relación con los atentados del pasado 12 de mayo en Riad, en los que murieron 35 personas, entre ellas ocho ciudadanos estadounidenses.

"Son más de tres que están implicados en acciones que conciernen a EEUU", agregó.

El anuncio de la extradición coincide con la llegada hoy a Riad de una delegación del Congreso norteamericano que tiene previsto reunirse con varios dirigentes saudíes para tratar asuntos relacionados con la cooperación antiterrorista.

Desde los atentados suicidas del 11 de septiembre del 2001 en EEUU, Washington presiona a Riad para que colabore más en la campaña antiterrorista internacional.

Los organismos de seguridad saudíes intensificaron su lucha contra el terrorismo tras los ataques del 12 de mayo en Riad que tuvieron como blanco tres complejos habitados por ciudadanos occidentales.

Según el príncipe Nayef, más de 200 personas han sido detenidas desde aquellos atentados, y las autoridades locales abrieron investigaciones para esclarecer si tienen alguna relación con las acciones terroristas registradas en el reino.

Tanto Riad como Washington vinculan los atentados de Riad con la red terrorista "Al Qaida", del disidente saudí Osama Bin Laden, el hombre más buscado del mundo.

La embajada de EEUU en Riad advirtió a principios de mes que conocidos operativos terroristas estaban estudiando las zonas de recreo frecuentadas por occidentales en Arabia Saudí para cometer posibles atentados.

EEUU advirtió también a principios de mes a sus ciudadanos sobre el aumento de los sentimientos antinorteamericanos en la región y anunció que información creíble indicaba que grupos terroristas planeaban ataques contra objetivos norteamericanos en Oriente Medio.

Desde los atentados suicidas del 11-S en Washington y Nueva York, 15 de cuyos 19 autores eran saudíes, el gobierno de Riad está intentando desembarazarse de las acusaciones de algunos miembros del Congreso de EEUU de que el gobierno saudí no hizo bastante en la lucha antiterrorista antes de esos ataques.

Varios intelectuales saudíes pidieron recientemente que el gobierno de Riad emprenda reformas políticas y sociales que acaben con la influencia del sector religioso conservador en el reino wahabí, al que acusan de promover las tendencias radicales en las que se apoya el terrorismo.

"Prevenir a los diferentes sectores de la sociedad ejercer su derecho natural a expresar sus opiniones dio lugar a la dominación de una parte (de la sociedad)", dijo una carta firmada por unos 300 intelectuales y enviada recientemente al príncipe heredero saudí, Abdulá ben Abdulaziz.

"Esta parte que domina no es tolerante ni expresa la moderación del Islam y ha contribuido a la emergencia del pensamiento terrorista", añadió.

Ante las presiones internas y externas el Gobierno saudí ha anunciado varias reformas, incluida la creación de un grupo de defensa de los derechos humanos y la celebración, dentro de un año, de elecciones municipales, por primera vez en el reino. EFE

ad-fa/vh

MUN EXG ICX
POL:POLITICA,CONFLICTO