Comienzan a construir radares en Argentina en vez de importarlos

Buenos Aires, 14 oct.- En lugar de importarlos, la Fuerza Aérea de Argentina comenzó a construir radares de producción nacional en el marco de una iniciativa del Gobierno para reactivar la industria militar, informa hoy la prensa local.

Se trata de los once radares secundarios para el control del tráfico aéreo civil y comercial que estaban incluidos en el Plan Nacional de Radarización, con un costo de 185 millones de dólares y cuyo desarrollo fue suspendido por la justicia hace tres años.

Aquella medida fue dictada por una jueza comercial que objetó la licitación internacional abierta durante el gobierno de Carlos Menem (1989-1999), que presuntamente benefició a una firma estadounidense a pesar de que presentó un monto mayor al fijado originalmente.

Según el diario "Clarín", los radares nacionales costarán a la Fuerza Aérea 59 millones de pesos (20,6 millones de dólares) y ese gasto se financiará con parte del costo que pagan los pasajeros por el uso de los aeropuertos.

El 80 por ciento del dinero será invertido en mano de obra y materiales argentinos, ya que la construcción fue encargada a la empresa estatal Instituto Nacional de Investigaciones Aplicadas (Invap), que ya produjo tres satélites nacionales.

La decisión tomada por el jefe de la Fuerza Aérea, brigadier general Carlos Rohdes, en consulta con el ministro de Defensa, José Pampuro, modifica la política de compra de equipamiento militar en el exterior que caracterizó al gobierno de Menem.

El contrato firmado establece que en los primeros dos años Invap desarrollará, instalará y homologará el primer radar ante la Organización de la Aviación Civil Internacional y que en un máximo de cinco años deberá entregar los otros diez a la Fuerza Aérea.

Actualmente funcionan cinco radares de este tipo instalados en igual número de aeropuertos de la capital y el interior de Argentina, pero todos son importados. EFE

hd/ar

BSM SCS MUN INF ICX FIB
ECO:ECONOMIA,SECTORES-EMPRESAS,TRANSPORTES POL:POLITICA,GOBIERNO