MÉXICO Y JAPÓN ASPIRAN A TENER UN TLC PESE A LAS DIFICULTADES

Tokio, 14 oct.- A un día de la visita del presidente de México, Vicente Fox, a Tokio, ministros de Japón y México intentan cerrar un compromiso para mantener las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) pese a las dificultades existentes.

El presidente Fox llegará mañana a Tokio en una visita de Estado en la que discutirá sobre asuntos bilaterales con el Gobierno anfitrión, mantendrá una audiencia con el Emperador, e intentará cerrar un TLC que los dos países negocian formalmente desde hace un año.

Sin embargo, las negociaciones permanecen estancadas debido a marcadas diferencias en torno a la liberalización de ciertos sectores donde los dos países mantienen fuertes intereses, que no han podido ser superadas pese a los numerosos encuentros y rondas de conversaciones.

Uno de los puntos más conflictivos para México es la oposición japonesa a liberalizar su mercado agrícola, y concretamente su negativa a incluir la carne porcina y los artículos de piel en la lista de los productos que estarán exentos de aranceles bajo el futuro tratado.

Aunque México ha reiterado a Japón que elimine las tarifas aduaneras sobre el cerdo hasta el punto de supeditar las negociaciones a este capítulo, Tokio se niega, ya que tal medida podría tener efectos perjudiciales para los ganaderos japoneses, que ofrecen la mayoría de sus votos al gobernante Partido Liberal Demócrata.

En vistas a las próximas elecciones generales el día 9 de noviembre, se presenta poco probable que Tokio dé su brazo a torcer, mientras que México se guarda una última carta bajo la manga: la posible exención de aranceles a los vehículos de carga, a la que accederá sólo si Japón cede en el asunto agrícola.

En Japón, la importación del cerdo ha resultado muy conflictiva en los últimos años, desde que los ganaderos nipones se vieron perjudicados por la importación de puerco norteamericano y europeo después de que Tokio aceptara el tratado de comercio mundial de 1993.

Japón es el primer socio comercial de México entre los países de Asia Pacífico y el segundo a nivel global después de EEUU.

Según el ministerio de Finanzas japonés, entre enero y diciembre de 2002 el intercambio comercial bilateral fue de 697.441 millones de yenes (6.398 millones de dólares), con 472.334 millones de yenes (4.333 millones de dólares) en exportaciones niponas y 225.107 millones de yenes (2.065 millones de dólares) en importaciones.

De acuerdo con Keidanren, la poderosa patronal japonesa, Japón pierde cada año 400.000 millones de yenes (3.361 millones de dólares) al competir con Europa y Estados Unidos, países que ya tienen un TLC con México, por lo que creen deseable firmar el acuerdo cuanto antes.

Sin embargo, se prevé que los próximos comicios generales en Japón, en los que los votos de lo agricultores se revelan cruciales para el partido del primer ministro, Junichiro Koizumi, impidan a Tokio ceder, por el momento, en el capítulo agrícola.

Fuentes mexicanas especulan que la reunión ministerial bilateral que se celebra desde ayer preparará un "acuerdo virtual" o declaración de intenciones para que pueda ser retomado una vez pasadas las elecciones en Japón.

La industria japonesa, especialmente la automovilística, está ejerciendo presión sobre el Gobierno nipón para que ceda en el tema agrícola, ya que está en juego la renovación anual del régimen de promoción sectorial (PROSEC), decreto presidencial mexicano por el que se conceden privilegios a la importación nipona, dijeron las fuentes.

Japón consiguió dicho privilegio del PROSEC al finalizar en 2000 el régimen de maquiladoras que beneficiaba enormemente a la industria japonesa.

Por su parte, México no parece tener prisa y prefiere lograr un buen tratado aunque tome más tiempo, según manifestó el ministro de Economía mexicano, Fernando Canales, el pasado 12 de septiembre en Cancún.

Arrinconado por los intereses políticos y los económicos, el Gobierno japonés trata exhaustivamente de lograr al menos que se firme un "acuerdo virtual" durante la próxima cumbre, e intenta que la visita de Fox a Japón, invitado personal del Emperador, no sea considerada como un fracaso en México. EFE

to/cd/alf

MUN EXG ICX FIB
POL:POLITICA,EXTERIOR ECO:ECONOMIA,MACROECONOMIA,COMERCIO-INVERSIONES ECO:ECONOMIA,SECTORES-EMPRESAS,AGROALIMENTACION-PESCA