Toledo pide reducción gastos armas y canje de deuda por educación

París, 14 oct.- El presidente de Perú, Alejandro Toledo, pidió hoy en la UNESCO a los Estados industrializados que "no traten" de vender armas a los países en desarrollo y que comiencen a reflexionar sobre la posibilidad de canjear, "de una vez por todas", una parte de la deuda externa por educación en el mundo.

"Vengo ante esta Asamblea con mucha humildad, pero con fuerza, a proponerles que los países en desarrollo tengamos la capacidad de rehusar la compra de armamentos", manifestó Toledo en su intervención ante la 32 Conferencia General de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

"Y pido a los países industrializados que no traten de convencernos para vendernos sus armas, porque necesitamos esos recursos para construir más escuelas, más hospitales, más museos, más cultura, para capacitar mejor y pagar mejor a nuestros maestros", agregó el presidente peruano, entre aplausos.

Ante representantes de los 190 Estados miembros de la UNESCO, Toledo pidió con "igual humildad y fuerza" a los países industrializados "que nos sentemos a negociar para encontrar un mecanismo que nos permita, de una vez por todas, realizar un canje de la deuda externa por educación en el mundo".

"No tengamos temor para conversar sobre esto. Los países en desarrollo tienen asfixias financieras. Tenemos que cumplir con nuestras responsabilidades financieras, pero ha llegado el momento de explorar la posibilidad de realizar canjes de deuda externa" por educación, recalcó.

Si se reducen los gastos militares y se explora la posibilidad de canjear parte de la deuda por educación "estaremos listos para iniciar la lucha de darle libertad a los pobres", dijo Toledo, quien subrayó que es el primer presidente de "origen andino" elegido democráticamente en su país en 500 anos.

Ese posible canje no puede ser una decisión unilateral: "espero que nos sentemos a la mesa para explorar diferentes escenarios", declaró Toledo a EFE tras pronunciar su discurso en la UNESCO, ante la cual también intervino el presidente francés, Jacques Chirac, con el que se había reunido la víspera en el Elíseo, dentro de su visita oficial a Francia, que concluye hoy.

Toledo aludió a otro tipo de canje, como el acordado entre Perú y Francia, sobre la conversión de deuda en proyectos de recuperación del patrimonio arqueológico de Choquequirao, un programa que "se inició con 5 millones de euros y ahora son 20 millones. Es un resultado concreto".

Toledo, que dijo haber querido en la UNESCO sólo "presentar el concepto" y haber "conversado con algunos jefes de Estado", no dio cifras de deuda a canjear por educación.

"Necesitamos ahora sentarnos a trabajar los detalles. Pero creo que el concepto tiene sentido" si el dinero va "exclusivamente" a la educación, dijo, y recalcó que "lo que no puede ser es que entre en las cajas fiscales y se diluya y se pierda ".

La idea de reducir progresivamente los gastos militares y reorientarlos hacia la inversión social, particularmente en salud y educación, "no es una propuesta nueva mía", explicó.

"Hemos hecho avances importantes en América Latina. Hemos firmado acuerdos con Chile, Ecuador y Bolivia", agregó Toledo.

Ante el pleno pidió "la reflexión de los países industrializados y en desarrollo para buscar conjuntamente alternativas innovadoras, que permitan que la educación, la cultura y la tecnología lleguen también con igual fuerza a los pobres, que no son libres si no tienen capacidad para optar y para decidir".

La globalización "no será sostenible en el tiempo si no le ponemos un rostro humano, si no incluimos a los pobres, a la educación, a la cultura y a la tecnología", agregó Toledo en nombre "de los pobres que esperan ser libres, que esperan ser incluidos, y de las culturas que esperan respeto mutuo por nuestra diversidad".

"Yo ya soy libre, pero tengo la responsabilidad de que mi pueblo, también pueda ser libre" gracias al acceso a una educación y salud de calidad, y "no como resultado de un error estadístico", como definió su propio destino, al evocar su nacimiento en el seno de una familia pobre de 16 hermanos.

Pidió "resolver con decisión el grave problema de la exclusión de millones de personas" que no sólo carece de ética y de sentido humanista, sino que "es también un potencial peligro para la propia democracia y para la convivencia de las naciones".

Al respecto subrayó la "pacificación" realizada en Perú "a partir de la derrota de los remanentes del terrorismo y la búsqueda de la verdad y la reconciliación sin impunidad ". EFE

lg-al/jal

AMT ICX
POL:POLITICA,EXTERIOR