General destaca perfecta integración batallones centroamericanos

Diwaniya, 15 oct.- El general Alfredo Cardona, jefe de la Brigada Plus Ultra desplegada en Irak, destacó en declaraciones a EFE que los batallones de España y los cuatro países centroamericanos "están perfectamente integrados y coordinados".

Los contingentes de Honduras, El Salvador, República Dominicana y Nicaragua "están muy interesados en esta experiencia, tienen ganas de aprender, y hay oficiales que están estudiando el procedimiento" porque puede servir en un futuro, dijo Cardona.

Es muy importante -precisó- que todos los soldados de la Plus Ultra "han comprendido la idiosincrasia local y la respetan", dijo, ya que una de las preocupaciones mayores de Cardona ha sido tratar de no chocar con las tradiciones de la zona de despliegue de la brigada, una de las regiones más conservadoras de Irak.

El general español recordó que la calidad de las tropas de los países centroamericanos se debe -como en el caso de Nicaragua y El Salvador- a que han tenido largos conflictos armados en sus propios países, o a que han enviado a sus unidades más preparadas.

Lo más novedoso para los cuatro países centroamericanos ha sido que nunca habían salido en batallones tan grandes a una misión internacional fuera de la zona ni habían estado bajo mando de otro país, y ambas experiencias se están desarrollando sin ninguna dificultad, según los comandantes de todos los contingentes.

Una de las dificultades imprevistas con la que se han enfrentado los contingentes centroamericanos ha sido la tardanza en la llegada de pertrechos -incluidos cascos y botas-, equipos de comunicación y vehículos, que habían sido prometidos por Estados Unidos y se demoraron varias semanas.

Estos equipamientos, según los distintos contingentes consultados, ya han llegado en su mayor parte, aunque en algunos casos, como el de Nicaragua, los medicamentos con los que realizan sus consultorios móviles están llegando con cuentagotas.

Los contingentes más numerosos son los de Honduras y de El Salvador, y tienen a su cargo la seguridad de la región de Nayaf, una de las más delicadas de Irak por ser en su capital donde se encuentra el centro religioso de los chiíes del mundo, el santuario del Imam Alí, yerno de Mahoma.

Los 370 hondureños del batallón Xatruch están en la base Tegucigalpa, a las afueras de la ciudad, mientras que los 360 salvadoreños del batallón Cuscatlán ocupan la base Al Andalus junto con tropas españolas.

En las tres semanas que aquí llevan desplegadas, el único incidente ocurrió una noche de fines de septiembre, cuando una patrulla hondureña fue atacada por desconocidos con un lanzagranadas primero y luego con fuego de fusilería, pero no hubo que lamentar víctimas, según explicó el coronel Andino Cobos, jefe del contingente.

Andino Cobos considera que estar en la Plus Ultra "es una gran experiencia para nuestras fuerzas armadas y para Honduras, pues somos un país anuente a colaborar con la paz en el mundo", y recuerda que Honduras ya ha enviado tropas en misiones de paz a Haití y la República Dominicana, así como observadores al Sahara Occidental.

Por su parte, el teniente coronel salvadoreño Santiago Sabino Monterroza considera que la presencia de sus tropas en Irak "constituye un reto para nuestro país, por ser la primera vez que salimos en misión internacional".

En la ciudad de Diwaniya, capital de la provincia vecina, se ubican la Base Santo Domingo, donde están las tropas dominicanas, y la Base España, que alberga a las tropas nicaragüenses y a la mayor parte de las españolas, incluido el estado mayor de la brigada.

El batallón dominicano Quisqueya, de 302 hombres, fue visitado ayer por el Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas (ministro de Defensa), José Miguel Soto Jiménez, quien encontró a la tropa "con la moral muy alta, mucho más que mis expectativas".

Las tropas dominicanas no sólo patrullan la provincia y establecen puntos de control en busca de armas, sino que custodian bancos y depósitos de agua y aseguran el pago de pensiones, entre otras funciones.

El contingente nicaragüense, con 113 soldados, está integrado principalmente por médicos y por ingenieros especialistas en desactivación de minas, y están mandados por el teniente coronel Osman Corea.

Una de las misiones que más receptividad encuentra es la llamada "Operación Solidaridad", que consiste en prestar atención médica con ambulatorios móviles en pueblos con pobre cobertura sanitaria. EFE

fjo/vh

MUN EXG ICX
POL:POLITICA,EXTERIOR