MUEREN 4 MIL PERSONAS CADA AÑO POR CONSUMIR CARNE CONTAMINADA: OMS   

 

México, 14 octubre.-Más de cuatro mil personas mueren cada año en el mundo por enfermedades adquiridas al consumir productos contaminados de origen animal, afirmó Vaclav Kouba, consultor de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Salud Pública Veterinaria.

 

En el marco de la conferencia "El Comercio Internacional y la Globalización de las Enfermedades Animales", dictada en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), consideró necesario un mayor control del ganado, tanto de los exportadores como de los importadores para evitar más contagios.

 

El también consultor de la Oficina Internacional de Epizootias dijo que la venta de bovinos genera anualmente 800 billones de dólares en ganancias, de las cuales un porcentaje debería invertirse en medicina veterinaria y en la prevención de enfermedades.

 

Invitado por el Departamento de Producción Agrícola y Animal de la UAM, apuntó que el comercio internacional de animales creció más de 60 por ciento en las últimas dos décadas y simultáneamente aumentó el número de enfermedades registradas por contagio animal.

 

El catedrático de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Brno, en la República Checa informó que el año pasado se denunciaron ante organismos internacionales tan sólo 607 casos de contagios por esa causa, por lo que más de 90 por ciento se quedaron sin denuncia, "incrementado así los atentados contra la humanidad".

 

Indicó que cada día transitan más de 25 mil toneladas de carnero y desafortunadamente no existen garantías de que estos animales se encuentren sanos, "debido a que la mayoría de las enfermedades se manifiestan 40 días después de haber sido contagiadas y, en ocasiones muy específicas, después de un año".

 

El investigador aseguró que en los últimos 10 años, han sido registrados más de 10 mil casos de salmonella y fiebre aftosa, enfermedades consideradas como mortales, cuando ambas son propias de los animales, e indicó que en países como Japón e Inglaterra se registrarán aproximadamente seis mil focos de infección.

 

En Estados Unidos se han perdido más de 80 mil millones de dólares por ganado infectado, lo cual representó dos mil casos de fiebre aftosa en 2000, a pesar de que es el país con mejores índices de control sanitario, explicó.

 

Recordó que pese a los acuerdos firmados en 1995 por 135 países en la Organización Internacional de Comercio, las medidas de calidad no especifican que los animales sacrificados deban estar sanos para venderse a otras naciones para su consumo.

 

Por ello, recomendó revisar las políticas de comercio, para para asegurar que el ganado no ingresará enfermo, alimentado con transgénicos o substancias dañinas, pues representan perdidas millonarias, no sólo en la compra del mismo, sino en la inversión tecnológica para frenar las epidemias causadas.

 

Kouba, ex jefe de los Servicios de Salud Animal de la FAO, sostuvo que el control de animales tiene que ser realizado por las autoridades de salud, sobre todo en los países subdesarrollados a donde generalmente se exportan los desperdicios y animales enfermos.