Bush y Koizumi tratan crisis coreana, Irak y relación comercial

Tokio, 17 oct.- El presidente de EEUU, George W. Bush, llegó hoy a Tokio, donde se entrevistó con el primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, para abordar la crisis nuclear coreana, la reconstrucción de Irak y las relaciones comerciales bilaterales.

En una rápida visita de 18 horas en el inicio de su gira por cinco naciones asiáticas y Australia, Bush quiere afianzar la buena relación que mantienen desde hace décadas Tokio y Washington, que considera a Japón un "socio esencial" en esta región del mundo.

Especialmente en cuestiones como la crisis derivada del programa de armas nucleares de Corea del Norte, asunto que también preocupa mucho en Japón por la proximidad geográfica, y la reconstrucción de Irak, en la que EEUU confía en una extensa colaboración nipona.

Bush y Koizumi coinciden en defender una solución multilateral a la crisis norcoreana, en la que los países de la región (China, Japón, Corea del Sur y Rusia), además de EEUU y Corea del Norte, traten de encontrar una solución satisfactoria para las partes.

Bush "está comprometido con este foro, con las conversaciones a seis, porque cree que ofrece la mejor oportunidad para lograr una península coreana sin armas atómicas", dijo en vísperas de la visita la consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice.

Tokio tiene también un especial interés en defender esta fórmula negociadora, consciente de que el programa balístico de Corea del Norte tiene capacidad para alcanzar su territorio, y en garantizar su participación, a la que se muestran reticentes países como China.

Koizumi, que realizó una histórica visita a Corea del Norte en 2002, también quiere recordar el asunto de los ciudadanos japoneses secuestrados por el régimen de Pyongyang, de cuya resolución depende en parte una futura asistencia económica al régimen de Kim Jong Il.

Durante esta "mini-cumbre" estadounidense-nipona, a la que sigue una cena de Estado en el palacio Akasaka, Koizumi informó de la futura participación de su país en la reconstrucción de Irak y de sus planes para enviar tropas, pese a las restricciones legales.

Previamente a la llegada de Bush a Tokio, la Casa Blanca recibió el miércoles la noticia de que el Gobierno japonés destinará un paquete de ayuda de 1.500 millones de dólares para la reconstrucción de Irak para las necesidades más inmediatas durante el año 2004.

El presidente estadounidense, George W. Bush, agradeció esa ayuda y consideró que "es un paso enérgico que ayudará a movilizar apoyo internacional" en los esfuerzos de la posguerra iraquí.

Japón está trabajando además en un paquete de ayuda más amplio para la reconstrucción que, según fuentes japonesas, podría añadir otros 5.000 millones para la reconstrucción entre 2004 y 2007.

Bush expresó su confianza en que ese paquete esté listo para la Conferencia Internacional de Donantes para Irak que se celebrará en Madrid los próximos días 23 y 24, y contribuya en convertir la cita en la capital española en "un éxito para el pueblo de Irak".

Condoleezza Rice dijo que el objetivo de la visita del presidente a Japón o al resto de países de esta gira "no es que el presidente haga en su nombre peticiones específicas para conseguir tropas o dinero" para ayudar en la difícil posguerra iraquí.

Pero, según la consejera, "recordará a la gente que tenemos a la vuelta de la esquina la Conferencia de Donantes de Madrid y que esperamos que la gente sea generosa".

Con coincidencia casi total sobre Corea del Norte e Irak, la única diferencia significativa entre ambos países es la referente a la evolución del yen frente al dólar en los mercados de divisas.

Washington acusa a Tokio de comprar masivamente dólares cuando la divisa estadounidense se deprecia, con el objetivo de mantener bajo el yen y permitir que sus productos compitan mejor en el mercado estadounidense, por lo que Bush quiere una rectificación.

"Son los mercados y no los Gobiernos los que deben fijar el valor de las monedas", manifestó el presidente estadounidense en una entrevista a medios de prensa asiáticos antes del viaje.

El portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, añadió camino de Tokio que "seguimos defendiendo una política en favor de un dólar fuerte, por lo que creo que (Bush y Koizumi) hablarán mucho de fundamentos económicos y de la importancia del comercio". EFE

fpb/jal

MUN EXG ICX
POL:POLITICA,GOBIERNO POL:POLITICA,EXTERIOR