Las bolsas se debaten entre las dudas y la recogida de beneficios

Nueva York, 18 oct.- Las bolsas de Wall Street, aunque se mueven en zonas de máximos anuales, han comenzado a dar muestras de agotamiento, que pueden deberse bien a las dudas sobre la recuperación económica o a una simple recogida de beneficios.

Como resultado, los indicadores bursátiles vivieron una semana prácticamente plana, con pequeñas subidas y bajadas, que les llevaron el martes y el jueves a tocar las posiciones más altas del año.

En el conjunto de las últimas cinco sesiones, el índice Dow Jones de Industriales subió un 0,48 por ciento, el indicador de la bolsa tradicional de Nueva York (NYSE) un 0,17 por ciento, y el S&P 500 un 0,12 por ciento.

El mercado tecnológico Nasdaq se distanció del resto y cayó un 0,15 por ciento, arrastrado por los decepcionantes resultados presentados por algunas de sus empresas, como ocurrió con eBay y Sun Microsystems.

La semana fue prolija en resultados empresariales, la mayor parte de los cuales fueron mejores de lo esperado, como ocurrió por ejemplo con Motorola, Johnson and Johnson, Bank of America, General Motors, Coca Cola o Ford.

Estos resultados confirman la buena salud del sector empresarial, pese a las dudas que aún persisten sobre el empleo.

También los indicadores económicos fueron favorables para los mercados, y aunque se esperaba que la publicación de estas referencias desencadenase una potente oleada compradora, el comportamiento de los mercados fue más bien tímido.

Una de las referencias más importantes fue la publicación del "Libro Beige" de la Reserva Federal estadounidense, en la que puso de manifiesto que el mercado de trabajo sigue estancado, pese a la constatación de ciertos signos de recuperación.

La Fed constató también que los precios están estables, que las subidas de salarios son modestas, que la actividad económica ha aumentado en el país y que el consumo de los ciudadanos sigue fuerte.

De hecho, la confianza de los consumidores de Estados Unidos, medida por la Universidad de Michigan, se colocó en octubre en el nivel de los 89,4 puntos, muy por encima de lo que esperaban los expertos, según se dio a conocer el viernes.

Otro de los indicadores positivos fue el que dio a conocer el viernes el Departamento estadounidense de Comercio, en el que se dio a conocer que el ritmo de construcción de casas en Estados Unidos aumentó un 3,4 por ciento en septiembre, hasta llegar a 1.888.000 unidades.

Desde el segundo trimestre de este año, la economía de EEUU ha mostrado un ritmo más fuerte de actividad y en julio el ritmo de construcción de viviendas había llegado a 1.892.000, la cifra más alta en 17 años.

Con todos estos ingredientes, la mayor parte de los analistas dan casi por seguro que antes de fin de año el Dow Jones superará la barrera de los 10.000 puntos, y algunos ya predicen que cerrará el año por encima de los 11.000 puntos, cerca del máximo histórico anotado a principios del año 2000.

Sin embargo, las bolsas se encuentran en este momento en un estancamiento, que los expertos atribuyen al lógico cansancio inversor tras varias semanas de subidas consecutivas.

Otros analistas han dejado ver su preocupación por el hecho de que las empresas sean incapaces de mantener a medio plazo las buenas cifras de negocio y de beneficios obtenidos en el tercer trimestre del año.

Para la próxima semana se espera una nueva avalancha de resultados trimestrales, que dejará en un segundo plano la agenda macroeconómica, en la que destaca la publicación de la tendencia de los principales indicadores económicos estadounidenses.

Así, presentarán resultados gigantes internacionales como Citigroup, Microsoft, Time Warner, JPMorgan Chase y Xerox. EFE

pgp/jss/hma/jdl

ICX EXG MUN FIB
ECO:ECONOMIA,MERCADOS-FINANZAS,BOLSAS-VALORES