Debate sobre préstamos dominará aprobación final gastos para Irak

Washington, 18 oct.- La decisión del Senado de EEUU de convertir parte de la ayuda para la reconstrucción de Irak en préstamos será el punto más escabroso para la aprobación definitiva de los 87.000 millones de dólares que la Casa Blanca ha solicitado.

El presidente George W. Bush, que se encuentra de gira por Asia y Australia, exhortó hoy al Congreso a que dé su aprobación final cuanto antes para que no se interrumpa el proceso de reconstrucción en Irak.

"La solicitud que hice al Congreso incluye fondos para más proyectos de salud y capacitación (en Irak). Urjo al Congreso a que apruebe esta solicitud pronto, para que pueda proseguir esta importante labor", dijo Bush en un discurso radiofónico previamente grabado.

En su discurso sabatino, Bush defendió los logros de su Gobierno para restablecer el orden y la normalidad en ese país árabe, tras las críticas internas sobre la lenta y costosa reconstrucción iraquí.

Bush describió las decrépitas escuelas y las pésimas condiciones del sistema educativo en Irak, donde, dijo, la tasa de analfabetismo bajo el régimen del depuesto Sadam Husein era del 61 por ciento.

Al resumir los logros desde la invasión en abril pasado, Bush indicó que "nuestra coalición y nuestros aliados en Irak han rehabilitado más de 1.500 escuelas... y para fines de año, habrá suficientes libros de texto para cada niño iraquí".

"Estos podrán leer las obras de sus grandes escritores y poetas, prohibidos por el régimen de Sadam", continuó Bush.

La administración Bush montó una febril campaña mediática como una táctica de presión para que el Congreso aprobase su nueva solicitud de gastos para las operaciones militares y la reconstrucción en Irak y Afganistán.

Pese a la resistencia de algunos legisladores -preocupados por las obligaciones económicas internas-, las dos cámaras del Congreso aprobaron el viernes el plan de gastos suplementarios, no sin antes desatar arduos debates sobre cómo se otorgará parte de esa ayuda.

La Cámara de Representantes aprobó el plan de reconstrucción por 303 votos a favor y 125 en contra, mientras que el Senado lo hizo por 87 a favor y 12 en contra.

Ambas cámaras deben ahora armonizar las versiones aprobadas el viernes antes de que el anteproyecto sea firmado por Bush.

La mayor disensión entre demócratas y republicanos giró en torno a si aproximadamente la mitad de los 20.300 millones de dólares destinados para reconstruir la infraestructura en Irak -unos 10.000 millones de dólares- debe otorgarse o no en calidad de préstamo.

Sólo la versión del Senado, que desafió el deseo de Bush, contiene una enmienda para que Irak pague parte de los fondos con los ingresos futuros por la venta de petróleo.

Las dos cámaras tienen poco margen para armonizar las dos versiones y aprobar un sólo proyecto de ley, antes de la reunión de donantes que tendrá lugar en Madrid del 23 al 24 de octubre, en la que también se analizará la seguridad iraquí.

La premura del Gobierno de Washington, que a lo largo del debate se ha mostrado inflexible sobre el asunto de los préstamos, se debe a que quiere servir de ejemplo para que la comunidad internacional también comprometa recursos para la reconstrucción.

La oposición demócrata arremetió hoy nuevamente contra Bush, tras señalar que mientras su Gobierno solicita millones de dólares para la reconstrucción iraquí, está privando a los estadounidenses de los fondos necesarios para diversos programas sociales.

"Es hora de que nos planteemos algunas preguntas sobre nuestras prioridades", dijo el alcalde demócrata de Trenton (Nueva Jersey), Douglas Palmer, quien añadió que el pueblo estadounidense "quiere saber por qué no demostramos más preocupación por nuestras escuelas y carreteras". EFE

mp/mls/jma

MWM CFL ICX INF MUN
POL:POLITICA,GOBIERNO POL:POLITICA,EXTERIOR POL:POLITICA,DEFENSA POL:POLITICA,CONFLICTO