Bush y Hu Jintao abordarán crisis coreana en víspera cumbre APEC

Bangkok, 18 oct.- Los presidentes de EEUU, George W. Bush, y China, Hu Jintao, abordarán mañana la crisis nuclear en la península coreana, en la víspera de la cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno del Foro Económico Asia-Pacífico (APEC).

Bush llegó hoy a Bangkok procedente de Manila, donde realizó una visita de Estado de ocho horas de duración, y estará en la capital tailandesa hasta el próximo día 21, en la que será la escala más larga de su gira por cinco países asiáticos y Australia.

La razón principal de la visita es la reunión de la APEC, pero Bush aprovechará la ocasión también para mantener encuentros bilaterales importantes: además de con Hu, se entrevistará con los presidentes de Corea del Sur, Roh Moo-hyun, y México, Vicente Fox.

Un funcionario estadounidense adelantó hoy que Bush "tiene muchas cosas de las que hablar con Hu, como siempre ocurre cuando hay reuniones con los chinos, pero pondrá especial énfasis en hablar de la crisis por el programa de armas nucleares de Corea del Norte".

"El presidente da una importancia especial al papel de China para poder encontrar una solución pacífica al conflicto y ve que Pekín mantiene una actitud constructiva al respecto", señaló.

La consejera de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Condoleezza Rice, afirmó esta semana que el papel desempeñado por China ha sido "excepcional" y aseguró que Bush "está deseando darle las gracias a Hu (...) y discutir sobre cómo seguir avanzando en el proceso".

Washington ha agradecido públicamente a China en varias ocasiones que haya utilizado su influencia sobre el régimen de Kim Jong Il para convencerle de la necesidad de mantener negociaciones multilaterales, y no cara a cara con EEUU, para hallar una solución.

Esta fórmula de negociación, con participación de EEUU, Corea del Norte, Corea del Sur, China, Rusia y Japón, será apoyada en la declaración final de la cita de la APEC en Bangkok, según un borrador del texto que se ha filtrado a medios estadounidenses.

Los servicios de espionaje de EEUU sospechan que Pyongyang dispone ya de una o dos bombas atómicas y que el reciente reprocesamiento de barras de plutonio en la central nuclear de Yongbyon puede haberle dado material para media docena más.

La reunión de mañana será la segunda entre ambos mandatarios, aunque se vieron otra vez más en Washington cuando Hu era todavía vicepresidente, y servirá tambien para que ambos "sigan conociéndose y construyendo su relación", señaló la Casa Blanca.

En Washington no se oculta el buen estado de las relaciones con Pekín, hasta el punto de que el secretario de Estado adjunto Richard Armitage reconoció recientemente que la Administración Bush está "encantada" con el buen momento que se vive entre ambas capitales.

La única laguna es la queja de EEUU de que China, al igual que Japón, mantiene artificialmente baja su divisa para poder competir mejor en el mercado estadounidense, por lo que Bush defenderá ante Hu que deben ser los mercados los que fijen el valor de las monedas.

La Casa Blanca cree que Pekín mantiene el yuan infravalorado de manera deliberada hasta un 40 por ciento para ayudar a sus productos a ser más competitivos en los mercados estadounidenses.

Antes de reunirse con el presidente chino, Bush se entrevistará con el primer ministro tailandés, Thaksin Shinawatra, y participará en una ceremonia de bienvenida a soldados de este país que han participado en la operación militar antiterrorista en Afganistán.

Bush quiere expresar su agradecimiento por la contribución tailandesa al esfuerzo de estabilización en Afganistán y destacar el fortalecimiento de la relación entre ambos países, especialmente a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU.

"Es evidente que hay una larga tradición de entendimiento entre dos países que son grandes aliados, que se remonta a los años de la guerra de Vietnam", señalaron fuentes estadounidenses.

La primera jornada de estancia en Bangkok de Bush y su esposa, Laura, incluye además una cena de Estado ofrecida por los reyes de Tailandia, Bhumiphol y Sirikit. EFE

fpb/acm

MUN EXG ICX
POL:POLITICA,EXTERIOR