CONCLUYE GESTIÓN AUTORIDAD ELECTORAL QUE CONSOLIDÓ DEMOCRACIA

México, 22 oct.- Las autoridades electorales de México concluyeron su gestión con el orgullo de haber consolidado la transición a la democracia en un país que estuvo gobernado por el mismo partido durante siete décadas hasta el año 2000.

El primer Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE) escogido por el Congreso celebró anoche su última sesión, con lo que, en la práctica, se puso fin a sus siete años de gestión.

El relevo oficial de los ocho consejeros electorales y el presidente de la institución, no obstante, no se concretará hasta el próximo día 31, cuando asuman sus cargos sus substitutos, que deberán ser elegidos por el Legislativo en los próximos días.

"Ha llegado la hora de concluir una etapa de la vida institucional y la terminamos satisfechos, con un orgullo que nada ni nadie podrá empañar: haber servido a la institución que contribuyó a hacer de la democracia una realidad irrevocable en México", declaró el presidente del IFE, José Woldenberg.

Desde que el IFE alcanzó su independencia y autonomía a fines de 1996, enfatizó, "las elecciones limpias y libres han llegado para quedarse y el sufragio efectivo ya es de todos los mexicanos".

Los representantes de los principales partidos que participaron en la última sesión del Consejo General del IFE coincidieron en elogiar su contribución a consolidar la democracia.

El representante del oficialista Partido Acción Nacional (PAN) ante el IFE, Rogelio Carbajal, subrayó que la institución ha sido "baluarte insustituible de la transición de México".

Por su parte, el representante del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Guerra, apuntó que "el país, la democracia y los mexicanos estamos en deuda con la actitud y el funcionamiento del IFE y quienes lo elegimos podemos decir que no nos equivocamos, aunque aún hay retos y tareas pendientes".

Hasta el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que ostenta el récord de ser la fuerza política en el mundo que se ha mantenido por más tiempo en el poder por la vía de las urnas, reconoció los logros del IFE.

El instituto contribuyó en buena medida a borrar del argot electoral mexicano términos tan comunes en otras épocas como "ratón loco", "mapaches", "urnas embarazadas" o "acarreo", todos ellos relacionados con el fraude y la manipulación del voto.

En 1997, durante las primeras elecciones organizadas por el Consejo General del IFE que ahora se despide, el PRI perdió la mayoría absoluta en el Congreso y el PRD se alzó como primera fuerza en la capital, un preludio del ocaso del partido hegemónico emanado de la legendaria Revolución Mexicana (1910-1917).

Tres años después, la caída del PRI en las preferencias de los electores se consolidó con la victoria de Vicente Fox en las presidenciales al frente de la "Alianza por el Cambio", integrada por su partido, el PAN, y el Verde Ecologista de México (PVEM).

Pese a estas derrotas, el PRI sigue siendo la principal fuerza política de México, con más gobernadores estatales y mayoría simple en las dos cámaras parlamentarias.

La necesidad de crear un instituto electoral autónomo en México se hizo evidente en 1988, cuando el entonces ministro de Gobernación Manuel Bartlett anunció una oportuna "caída del sistema" de cómputo de votos en las elecciones presidenciales de 1988, que dieron una cuestionada victoria a Carlos Salinas (PRI) frente a Cuauhtémoc Cárdenas (PRD).

Ahora, los logros alcanzados por el IFE no han sido escatimados por ningún partido, pese a que sus últimas decisiones han generado gran malestar entre las principales fuerzas políticas.

Este mes, el IFE multó a los partidos de la "Alianza por el Cambio" con 49 millones de dólares por irregularidades financieras durante la campaña de 2000, delito por el que en marzo también sancionó al PRI con 90 millones de dólares. EFE

vsf/bg/ik

EXG MUN ICX
POL:POLITICA,ELECCIONES