Crea tus propias velas como un profesional

El primer paso para crear las "velas de invención" es derretir la cera. Y la mejor forma de hacerlo es siguiendo estos pasos:

1. Vierte la cera de parafina en el bote de fusión (un bote de fusión de 30 cm. de ancho por 13 cm. de alto, requiere de tres kilos de cera.                                                                                                   2. Coloca el bote de fusión dentro de un recipiente metálico grande.
3. Llena el recipiente con agua hasta que cubra la mitad del bote de fusión.
4. Pon el recipiente con el bote a calentar en la parrilla, al estilo "baqo Marma".
5. Remueve la cera con la cuchara.
6. Cuando la cera se haga liquida y llegue a una temperatura de 710 C (lo cual podrás comprobar con un termómetro para cera), quita el recipiente del fuego.

2. Colorea

En este segmento aprenderás a colorear la cera de tus velas. Te advertimos que encontrar el tono correcto, o el que mas te agrade, lleva tiempo. Por eso, compra el material suficiente para hacer velas de prueba.
1. Añade los trozos de tinte sólido a la cera y remueve la mezcla con la cuchara para que sea uniforme.                                                                                                                                              2. El tinte es muy intenso, por lo que te recomendamos que lo viertas poco a poco y que hagas un par de velas de prueba.                                                                                                                       3. Si después de las pruebas quieres velas de un color más intenso, añade mas tinte a la cera liquida restante. En caso de que lo necesites, vuelve a calentar el recipiente. Si lo haces, no olvides mantener la temperatura a 710 C y el nivel de agua para que cubra la mitad del bote de fusión.

3. Moldea

Cuando la cera de parafina adquiera el color que te gusta, es hora de fabricar las velas. En este caso, el proceso que se explica es para moldear dos velas al mismo tiempo. Te lo decimos de nuevo: no metas los dedos a la cera, porque puedes tener una quemadura de consecuencia.

1. Calienta de nuevo el bote de fusión con la cera y mantenlo a una temperatura constante de 710 C.
2. Dobla por la mitad un pedazo de mecha de 60 cm., sostenlo por el centro con uno o dos dedos, y hunde los dos extremos colgantes en la cera. Deja sin sumergir cinco cm. de mecha a cada lado de tus dedos.
3. Hunde suavemente los extremos colgantes de la mecha y mantenlos sumergidos por tres segundos. En ese tiempo, la cera escurrirá y, ayudada por la fuerza de gravedad, formara una vela muy delgada en cada una de las porciones de la mecha
4. Saca las dos velas tomándolas del pedazo de mecha que quedes entre tus dedos y cuélgalas en un clavo o gancho para que se enfríen durante unos minutos. Procura que las dos velas no se toquen entre cm.

5. Repite el baño en cera hasta que las velas sean del ancho que desees, lo cual te puede llevar entre 15 y 30 inmersiones. Después de cada inmersión de tres segundos, vuélvelas a colgar para que se enfríen.
6. Para dar a las velas una textura mas lisa, eleva la temperatura de la cera durante las ultimas inmersiones hasta unos 810 C.
7. Cuando las velas se enfríen, córtales la base con una cuchilla para que queden planas.
8. Al terminar, deja reposar las velas por una hora antes de encenderlas.