Casa Blanca rechaza convertir ayuda a Irak en un préstamo

Washington, 23 oct.- Estados Unidos ha reiterado que rechazará cualquier proyecto que convierta los fondos que asigne el Congreso para la reconstrucción de Irak en un préstamo como han pedido legisladores demócratas.

Según manifestó un portavoz de la Casa Blanca, comprometer a las nuevas autoridades iraquíes a devolver esos recursos sería un mensaje equivocado a los 70 gobiernos y organismos donantes reunidos desde hoy, jueves, en Madrid para recoger asistencia financiera para la reconstrucción de ese país.

"No creo que esa cláusula esté en el proyecto final" que asigna un total de 87.000 millones de dólares para financiar la ocupación militar y la reconstrucción de Irak y Afganistán, dijo el portavoz.

De ese total, unos 20.000 millones de dólares están asignados específicamente a la reconstrucción de Irak.

La Casa Blanca se vio forzada a aclarar su posición ante presiones de legisladores demócratas que exigen que el Gobierno detalle los objetivos estadounidense en Irak, así como el costo total que deberá incurrir el país.

En una carta al presidente George W. Bush, los legisladores afirmaron que "ni usted ni ningún funcionario han informado al pueblo de EEUU sobre los costos futuros de la guerra en Irak o explicado cuánto tiempo pasará para que puede decir, con certeza... misión cumplida".

El martes, después de que la Cámara de Representantes aprobara una resolución de apoyo a convertir los fondos destinados a Irak en préstamos, la Casa Blanca advirtió que una aprobación final en tal sentido significaría un veto automático al proyecto.

La nueva advertencia del Gobierno adquirió relevancia en momentos en que se inicia en Madrid la Conferencia de Donantes, a la que EEUU concurre seguro de que será un éxito.

El subsecretario de Estado para Asuntos Económicos, Alan Larson, y el subsecretario del Tesoro para Asuntos Internacionales, John Taylor, insistieron ante los periodistas el miércoles que la conferencia "tiene como propósito contribuir a hacer de Irak un país próspero y democrático".

Las necesidades de reconstrucción de Irak se han calculado en torno a los 55.000 millones de dólares en tres años.

En su informe de evaluación, que se centra en catorce áreas distintas, el Banco Mundial ha cuantificado que serán necesarios 35.000 millones.

EEUU considera necesarios 20.000 millones para la reconstrucción de los sectores de los que se va a hacer cargo, entre ellos la seguridad y el petróleo.

Esos 20.000 millones convierten a EEUU en el principal donante. Otros países y entidades internacionales han anunciado hasta 8.000 millones de dólares. Por su parte, el Banco Mundial anunció el martes una contribución de hasta 5.000 millones.

Japón ha prometido 1.500 millones de dólares para el año próximo, mientras que el Reino Unido aportará más de 900 millones y España, en torno a los 300 millones.

La Unión Europea se ha comprometido a entregar cerca de 200 millones de dólares, además de lo que proporcionen sus miembros a título individual.

La organización Human Rights Watch (HRW) instó el miércoles a los donantes a que garanticen que su asistencia financiera tenga "un impacto positivo" en la situación de los derechos humanos en Irak.

En un comunicado enviado a más de 70 gobiernos y organismos reunidos en Madrid, HRW dijo que los esfuerzos de la reconstrucción en Irán sólo tendrán éxito si se fortalece el respeto de los derechos humanos.

La organización instó a que los donantes apoyen la creación en Irak de una comisión de derechos humanos que se encargaría de revisar las leyes e investigar quejas, así como de un mecanismo independiente que ayudaría a impedir abusos policiales y judiciales.

"La justicia no se puede imponer de manera barata y los donantes no deben dar su respaldo a un proceso de justicia que tenga fallas", dijo Rory Mungoven, director de HRW. EFE

ojl/jma/jal

MUN ICX
POL:POLITICA,MULTILATERAL POL:POLITICA,CONFLICTO