Aumentan los problemas para el líder por descontento de donantes

Londres, 24 oct.- Los problemas del líder "tory" y jefe de la oposición británica, Iain Duncan Smith, aumentan hoy por el descontento de donantes del partido y las conjeturas sobre el posible desafío al liderazgo del diputado Kenneth Clarke.

Después de que el empresario Stuart Wheeler -importante donante- decidiera el miércoles retirar su apoyo a Duncan Smith, otros contribuyentes siguieron pasos parecidos por los continuos rumores que circulan en Westminster sobre la posible caída de Duncan Smith.

El millonario empresario John Madejski, presidente del club inglés Reading, pidió anoche la celebración de una elección al liderazgo para "descontaminar" el ambiente.

"Para resolver la situación debería haber de una vez por todas una elección para confirmar si Iain Duncan Smith va a seguir como líder del partido o alguien nuevo vendrá para asumir el puesto", declaró Madejski a la cadena BBC.

"Es muy importante tener un proceso democrático en este país y que cualquier gobierno tenga una oposición creíble", añadió.

El malestar de Madejski viene a sumarse al de Wheeler, quien donó cinco millones de libras (unos 7,5 millones de dólares) al partido en los últimos comicios de 2001.

El presidente del Reading, por su parte, ha donado más de 80.000 libras (unos 120.000 dólares) en los últimos dos años.

Los diputados conservadores se niegan a hablar abiertamente sobre un posible motín en las filas "tories", pero la prensa británica afirma que son muchos los políticos que cuestionan a Duncan Smith como líder capaz de llevar al partido al triunfo.

El periódico "The Times" publica hoy en portada a toda página que Kenneth Clarke, ex ministro de Economía, está preparado para desafiar el liderazgo a Duncan Smith.

Aunque el mismo Clarke negó hoy que vaya a tomar una decisión así, amigos del político han recalcado que éste no ha perdido su ambición de liderar al partido y está preparado para hacer un tercer intento por llegar al primer puesto.

En dos ocasiones anteriores, el diputado -que es pro-europeo- intentó sin éxito ser elegido como "número uno" del partido.

Clarke, considerado uno de los conservadores más carismáticos, es visto con temor por el Partido Laborista, en el poder, por sus cualidades de buen orador en las sesiones parlamentarias.

Esto, añaden los comentaristas, contrasta con la imagen gris y de poca fuerza que tiene el actual líder "tory".

Además de Clarke, otro nombre que figura como posible sucesor de Duncan Smith es Michael Howard, ex ministro del Interior que es bien visto por una parte importante de los diputados "tories".

Aunque Duncan Smith ha asegurado que él liderará al partido en las próximas elecciones generales, previstas para 2005, las continuas conjeturas sobre un motín debilitan su autoridad, según insistieron hoy los comentaristas.

El portavoz de Trabajo conservador, David Willetts, admitió hoy los problemas que afronta el partido y pidió a sus colegas que aprovechen el fin de semana para reflexionar y aceptar que retirar a Duncan Smith puede ser un "error serio".

"Lo mejor es que la gente reconozca que Iain es un líder elegido democráticamente por nuestro partido", añadió Willets.

Michael Spicer, presidente del "Comité Tory 1922" (que agrupa a todos los diputados conservadores), está obligado a convocar un voto de confianza en el líder y decidir su futuro si recibe una petición por escrito de 25 parlamentarios "tories".

Las reuniones del comité se celebran todos los miércoles, por lo que la semana próxima puede ser decisiva para Duncan Smith.

Este no es el único líder conservador con problemas, ya que su predecesor, William Hague, y el ex primer ministro británico John Major también tuvieron que afrontar continuas conjeturas sobre conspiraciones internas. EFE

vg/pq

MUN EXG ICX
POL:POLITICA,PARTIDOS