Piden moratoria de redadas y reforma a leyes de inmigración

Washington, 25 oct.- La principal organización de la comunidad hispana en EEUU ha pedido al presidente George W. Bush que ordene una moratoria inmediata en las redadas de inmigrantes hasta que el Congreso apruebe una "reforma integral" de las leyes de inmigración en el país.

La solicitud fue difundida después de que en la madrugada del jueves agentes de inmigración realizaron redadas en 60 tiendas de la cadena comercial Wal-Mart en 21 estados del país y detuvieran a más de 250 extranjeros presuntamente indocumentados.

Entre esos extranjeros, la mayoría de países asiáticos, hay 90 mexicanos, un argentino, un salvadoreño y un guatemalteco, dijo el viernes a EFE un portavoz oficial.

Según las cifras del Censo Nacional de 2000, se calcula que en EEUU hay unos siete millones de inmigrantes indocumentados.

La Liga de Ciudadanos de América Latina (LULAC) indicó que el caso de Wal Mart subraya la necesidad de una reforma de las leyes de inmigración que incluya un ajuste para los inmigrantes que ya trabajan en EEUU, canales legales para un futuro flujo migratorio y una reducción en los atrasos vinculados a la inmigración patrocinada por familiares.

LULAC recordó que en 2001, cuando asumió la presidencia de EEUU, George W. Bush afirmó que uno de los problemas más importantes del país era el de la inmigración.

"En vez de reforma, se está separando a las familias, se está dividiendo a las comunidades y se están perdiendo buenos empleados", dijo Héctor Flores, presidente nacional de LULAC.

"Todo lo que quieren estos trabajadores es dignidad y respeto, y la capacidad de trabajar para sustentar a sus familias", agregó.

LULAC también pidió que se investiguen las prácticas de contratación de algunas empresas que "conscientemente están explotando a los trabajadores inmigrantes".

"Es importante que se investigue a empresas, como Wal-Mart, que claramente basan su amplia base de clientes y empleados extranjeros que trabajan muchas horas por bajos salariales para generar gran parte de sus ganancias", señaló.

Una denuncia similar hizo la AFL-CIO, la mayor central sindical de EEUU, al señalar que las redadas han puesto de manifiesto lo que calificó como "la Wal-martización de nuestra economía".

"Se están aplastando los sueldos y los derechos de los trabajadores mediante una incansable búsqueda de mano de obra barata", dijo John Sweeney, presidente de la organización sindical.

"Deberíamos castigar a Wal-Mart por no respetar los derechos de los empleados y no pagarles un sueldo decente. También deberíamos reformar las leyes de inmigración para apoyar y no perjudicar los derechos de los trabajadores", indicó la AFL-CIO.

Wal-Mart podría acabar ante los tribunales por la contratación de trabajadores ilegales por cuanto la Ley de Control y Reforma de Inmigración de 1986 obliga a los empresarios a asegurarse de que sus contratados pueden trabajar de forma legal en el país.

La violación es castigada con una multa de hasta 10.000 dólares para cada empleado cuya situación inmigratoria no esté en regla.

Un portavoz de la Policía de Aduanas y Fronteras (ICE) informó a EFE de que los detenidos durante las redadas de la madrugada del jueves deberán presentarse ante un juez de inmigración para determinar cuál será su destino final.

"Estas redadas que se realizaron en la madrugada del jueves son parte de una operación destinada a establecer cuáles son las empresas que violan las leyes de inmigración al contratar a inmigrantes ilegales", añadió.

El portavoz aclaró que los extranjeros han sido detenidos y no arrestados "por cuanto aún no se ha establecido si han cometido un delito. Eso se determinará en los próximos días. Por ahora están detenidos".

Wal-Mart opera en 1.568 tiendas de descuentos, 1.258 "supercentros" de ventas, 525 Clubs SAM y 49 mercados de vecindario en Estados Unidos aunque tiene establecimientos comerciales en Argentina, Brasil, Canadá, China, Alemania, Corea del Sur, México, Puerto Rico y el Reino Unido. EFE

ojl/bg/msr

MUN EXG ICX
TRI:JUSTICIA-INTERIOR-SUCESOS,JUSTICIA